Valida tu idea y comienza el viaje del emprendedor

|

Si tienes un negocio o estás pensando en comenzar uno, tu audiencia y tus clientes deben ser personas reales, no imaginarias. Enfocándote en esto, el proceso más importante comienza al validar tu idea y no dejar que se estanque por lo abrumador que puede ser llevarla al mercado. Es por esto que hemos decidido compartir algunas consideraciones que debes tomar en cuenta con tu próxima (o actual) idea de negocio.

Pero primero, obtengamos una idea más amplia de lo que representa una validación de idea:

¿Qué es la validación de idea?

La validación de una idea es el proceso de probar y validar tu idea antes de lanzar su nombre comercial, lema, producto, servicio o sitio web. Esto es como el proceso de investigación y desarrollo que las grandes empresas utilizan para probar ideas de productos antes de que se publiquen al público en general.

¿Por qué debería validar mi idea?

En resumen, te ahorrará mucho tiempo y dinero, además de generar interés en tu público objetivo. Ahora que aclaramos esta definición, es momento de poner manos a la obra con estos 5 tips sobre cómo comenzar a validar tu idea:

1. Haz una búsqueda.

Antes de que te envuelvas en una idea, ahorra tiempo y haz una búsqueda exhaustiva para saber si ya existe. Si lo encuentras, no te rindas de tu inspiración demasiado precipitadamente. Tal vez hay formas de mejorar el producto existente, pregúntate si puedes ofrecer valor al negocio que ya lo está produciendo o si podría el mercado estar satisfecho con una nueva o mejorada solución. Si respondes “sí”, avanza al siguiente paso.

2. Buscar retroalimentación.

Habla con otros acerca de tu idea, especialmente con las personas en quienes confías y en los que podrían ser tus clientes potenciales. En esta etapa, lo que quieres es una retroalimentación brutalmente honesta. Averigua si en realidad tienes la solución a el problema que estás buscando resolver. Los empresarios tienden a quedarse atrapados en el “bloqueo de las ideas”, cuando están convencidos de que su idea es ganadora, independientemente de lo que digan los demás. Si las personas a quien entrevistas te dicen que no están dispuestos a pagar por tu solución, entonces es hora de reevaluar la.

3. Construye un MVP.

Si tu idea tiene soporte, entonces considera desarrollar un MVP o producto mínimo viable para determinar si es un producto que tú y otros realmente usarían. Crea un prototipo funcional, o busca un recurso o herramienta que tenga facilidad de lanzar al mercado.Si tienes una idea tecnológica, como una aplicación de teléfono inteligente o cualquier otro que incluya el componente tecnológico, consulta el crowdsourcing o investiga sobre eventos e iniciativas que te pueden ayudar a validar tu idea como el Honduras Digital Challenge o el Startup Weekend. Son excelente oportunidades para encontrar a tus compañeros de equipo y la ayuda que necesitas para validar. Una vez que tengas el MVP, úsalo, pruébalo y haz que otros lo prueben también.

4. Comienza a construir tu identidad.

El entorno empresarial actualmente es de rápido movimiento e innovación, una idea validada hoy puede ser anulada o incluso obsoleta mañana, así que no es momento de perder el tiempo.

Más importante aún, a menos que tu idea se base en una nueva tecnología patentada, lo más probable es que ya esté siendo concebida por otra persona. Debemos recalcar que, aunque el temor de algunos de que roben su idea al  “exponerla” es una preocupación completamente válida en estos días, también debes tener en mente que en el futuro es muy probable que alguien querrá desarrollar una iteración más nueva y mejor con el tiempo, por lo que la clave del éxito será llegar rápido al mercado.

Además, aunque patentar es una gran manera de proteger tu idea, también es un proceso muy costoso que no garantiza su protección. Si tienes los recursos, contrata a un abogado de patentes y busca la protección, pero de otra forma, vuelve a concentrarte en la comercialización de tu negocio.

Comienza por elegir un buen nombre y proteger el dominio del sitio web para crear, como mínimo, una página de inicio de negocios sólida. Luego, asegura el nombre de tu negocio en cada sitio de medios sociales que puedas. Incluso si no los usas, lo protege de que otros lo hagan y los usen, y en última instancia mejorará la optimización de tu motor de búsqueda. Después, comienza a aprovechar estos recursos para construir una base de seguidores.

5. Captar clientes.

Antes de sumergirte en un largo plan de negocios, concéntrate en dos preguntas: “¿cómo obtengo mi primer cliente?”, ¿cómo puedo obtener más clientes?. Puedes tener el mejor plan de negocios en el mundo, pero sin clientes, tu negocio no es nada. Crea un plan reflexivo de adquisición de clientes, una estrategia de marketing y prepárate para explicarlo a los inversionistas, socios y partes interesadas, ya que sin dudas serán las primeras preguntas que hagan.

¿Te gustó este artículo? ¡Comparte y comenta! Y recuerda que tener un ejemplo a seguir es muy valioso para un emprendedor, así que investiga e inspírate con las grandes marcas que admiras. ¡Buena suerte!

Dejar un Comentario


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *