La primera vez que comienzas tu negocio, indudablemente te concentras en crear el mejor producto posible para tu mercado objetivo. Para la mayoría de las startups, este es un momento crucial para el desarrollo de productos: para ajustar con precisión lo que hace que su producto sea mejor que el de la competencia.

También es un momento crítico para comenzar a planificar tu primera venta, que será una de las ventas más importantes que realizarás durante la vida de tu negocio.

Te presentamos algunos consejos para ayudarte a hacer de esa primera venta un éxito total:

Sé tu primer jefe de ventas y marketing

Muchos empresarios se sienten tentados de contratar a un profesional de ventas con experiencia para enfocarse de manera efectiva en el mercado, pero como fundador o director general de la compañía, las primeras ventas deben ser tratadas directamente por ti.

Después de todo, tú comprendes los beneficios de tu producto y tu propuesta única de venta mejor que nadie, y puedes usar los valiosos comentarios que recibes en esta etapa para conectarte mejor con tu cliente más adelante.

 

Busca clientes jóvenes e innovadores

Muchas compañías establecidas y grandes tienen relaciones de larga duración con sus proveedores, y venderles como una startup a veces puede presentar obstáculos que hacen que el cierre de esa primera venta sea más difícil de lo que debe ser. Considera buscar compañías jóvenes que estén más abiertas a la innovación y al cambio.

 

Enfócate en los primeros usuarios

Las relaciones enriquecedoras con los primeros clientes potenciales deberían ser de alta prioridad. Son cruciales para el éxito de tu negocio y entienden los compromisos de trabajar con una startup. Estos clientes ideales están entusiasmados con el éxito de tu empresa y más que dispuestos a participar de manera temprana, por eso mismo, también debes darle seguimiento tanto antes como después de ser tus clientes.

Aprende cuándo alejarte

Concéntrate en los prospectos que tienen intereses muy específicos y se alineen con el producto de tu compañía. Si un cliente potencial espera que tu producto resuelva algo más que los problemas clave que ha prometido abordar, considera que esta relación podría no ser la más adecuada en este momento, y prepárate para seguir adelante.

 

Aprende quiénes son los principales interesados

Cuando se trata de una pequeña empresa, identificar al actor clave suele ser un proceso bastante sencillo. Si te diriges a una empresa que opera con equipos de nivel ejecutivo y departamentos de compras, cada uno con sus propios encargados de la toma de decisiones clave, debes conocer y trabajar con el sistema para que tu producto llegue a las personas indicadas.

Considera enfocarte en llegar a los líderes de los equipos y departamentos que realmente usarán tu producto en sus trabajos diarios, no necesariamente aquellos que tomarán la decisión de comprar.

Comercializa tu oferta actual, no su futuro

Las nuevas empresas tecnológicas a menudo tienen una visión de dónde podría terminar su producto después de un mayor desarrollo. Cuando vendes a tus primeros clientes, concentrarse en iteraciones futuras puede hacer que parezcas menos confiado en la efectividad actual de tu producto. Es importante mantenerse enfocado en cómo puedes ayudar a resolver los problemas de tus clientes en el presente.

Enfócate en esa primera reunión

Incluso en el mercado cada vez más impulsado por internet, las reuniones presenciales son cruciales para tu primera venta y el éxito futuro de tu empresa. Pero, ¿cómo logras ese tipo de compromiso con un cliente potencial?

Te recomendamos comenzar una conversación por correo electrónico para avanzar y evaluar el interés de un posible cliente, sin ejercer presión. A partir de esa respuesta inicial, puedes realizar un seguimiento con ese segundo correo electrónico de suma importancia, donde solicitarías establecer una reunión en persona.

Obtener tu primera venta requiere una preventa cuidadosa y dedicada de la planificación y un seguimiento constante después de cerrar el trato. Al incorporar estos consejos en tu estrategia de ventas desde el principio, desarrollarás la confianza que necesitas para convencer a tus clientes de que tu producto es la mejor (y única) solución que vale la pena considerar.

 

¿Hay alguna técnica que has utilizado qué crees que puede ser valiosa para otros emprendedores? Comenta.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *